Emprendedores chimuelos

Juan Carlos H.

Por: Juan Carlos H.

Especialista en Inbound. Co-fundador de Hint y H. Creativos. Problema = oportunidad

14 de septiembre de 2017

Tiempo de lectura:

36640201_l.jpg

En el kínder y en los primeros años de primaria vemos a niños emocionados, presumiendo que han perdido su primer, segundo o sexto diente de leche. Extrañamente, a pesar de que están perdiendo partes importantes de su cuerpo, son chimuelos orgullosos por varias razones.

  • Los adultos les enseñamos a emocionarse por la pérdida de un diente porque significa crecimiento y madurez.
  • Quizá por lo mismo, les enseñamos que nos encanta verles chimuelos y que ese look es digno de presumir.
  • Como bonus, los condicionamos a sentir alegría ya que el hada de los dientes, o el ratón, les dará un poco de dinero por él. Alimentamos su imaginación y le agregamos más valor a esa pérdida.
  • Y lo más importante, les transmitimos la certeza de que les volverán a crecer dientes más fuertes, y esta vez, permanentes.

En resumen, les dejamos claro que no se trata de una pérdida, sino de un signo de madurez que trae recompensas sociales, económicas y que esa pérdida se resarcirá con creces. Es solo cosa de entender, seguir creciendo y esperar.

El dolor, el poco de sangre, el cambio de aspecto y la incomodidad al comer son absolutamente secundarios.

Todos los niños pasan por eso. Es normal.

Los mejores emprendedores ven sus fallos de la misma manera. Sí, les duele. Sí, les hace ver un poco mal. Pero como los niños, saben que todos los que hoy son grandes empresarios pasaron por eso. Toman el fallo con orgullo y aprenden de él para recuperar lo perdido con creces.

Es solo cosa de entender, seguir creciendo y esperar.

Descarga aquí nuestra guía Inbound para humanas

Topics: Emprendimiento

Suscribete a nuestro newsletter