9 razones por las que las personas están ignorando tus e-mails

Josefina Ramírez

Por: Josefina Ramírez, Comunicóloga y Estratega de nuevos negocios en Hint.

12 de octubre de 2016

Tiempo de lectura:

44039332_l.jpg

Cuando introduces en Google “errores de correo electrónico” seguramente encuentras una infinidad de respuestas y fuentes para mejorarlos, pero, todas dicen prácticamente lo mismo: incluye un nombre en el correo, no olvides incluir un saludo, asegúrate de cambiar la línea de asunto, revisa la ortografía, etcétera.

La lista puede seguir y seguir, pero todas estas recomendaciones se basan en el sentido común; incluso para quienes son principiantes en la creación de correos electrónicos.

Si eres un profesional hoy en día, necesitas encontrar los errores que no estás viendo, que pasan desapercibidos y no están permitiendo que tus e-mails reciban una respuesta recíproca. Incluso, podrías estar cometiendo el grave error de spamear a tus prospectos. Por eso, queremos presentarte las 9 razones por las que tus prospectos están ignorando tus e-mails:

1) Tu línea de asunto se enfoca en el objetivo equivocado.

No es ningún secreto que una línea de asunto efectiva es necesaria para que abran tu correo electrónico, pero cuanto estés escribiéndola, siempre ten en cuenta tu verdadero objetivo final.

El objetivo de todo correo que envíes debe ser simple: obtener una respuesta. No debes enfocarte en cerrar un trato, crear una asociación o contratar a un candidato.

Puedes intentar utilizar el nombre de tus lectores, mencionar algo que sea importante para ellos, un evento reciente o algún objetivo que tengan.

2) Envías el correo electrónico en el momento equivocado.

La mayoría de los correos electrónicos se envían durante horas de oficina, pero datos recopilados en el "2014 Email Open Rates Report" de Hubspot, muestra cosas sorprendentes:

2014 email open rates report hubspot

  • La línea azul claro muestra que el mayor número de e-mails son enviados los lunes, mientras que los días con menor número de envíos son el sábado y domingo.
  • Por otro otro lado y contrastando completamente con los envíos, si se observa la línea más oscura puedes ver que los días con mayor apertura de e-mails son los sábados y domingos.

Entonces ¿debes cambiar por completo tu estrategia? No, no estamos diciendo eso. Si realmente quieres capturar la atención de alguien importante que no ha estado respondiendo, intenta con un correo el domingo por la noche, de resto puedes mantener tus envíos en horas de oficina.

3) Utilizas una dirección de remitente genérico.startup-photos.jpg

Aunque muchos de los correos personales vienen de una cuenta individual, de vez en cuando necesitarás mandar un e-mail a un gran grupo de personas.

En estos casos, el nombre que utilices como remitente de tu correo puede tener un gran impacto en la cantidad de personas que los abre.
Un buen número de estudios demuestra que mandar correos electrónicos en los cuales el remitente es una persona real aumenta tanto el número de aperturas, como el de clics.

Los clientes sienten una conexión más personal con tu correo cuando lo reciben por parte de un nombre propio, que cuando lo hacen de X compañía o peor aún, alguna modalidad de “donotreply.com”.

4) Tiendes a “personalizar” sin hacerlo realmente.

Cuando hablamos de personalización no nos referimos a reemplazar “Hola”, sin con un familiar “Hola Amanda”. Quienes reciban nuestro e-mail son lo bastante inteligentes para saber que con un simple clic de un mágico botón digital, nuestros correos pueden ser personalizados con nombre, nombre de la compañía, etc.

Personalizar tus correos electrónicos incluye tomarse el tiempo de aprender sobre el individuo que estás contactando. Te recomendamos mencionar eventos relevantes en la vida de tu recibidor y temas de su interés.

5) Envias e-mails egoístas “sólo para saber cómo les va”.

Todos hemos llegado a ese punto en el que realmente necesitamos una respuesta. Hay una vacante de trabajo y tú estás intentando llenarla, por desgracia el candidato perfecto sigue sin dar una respuesta. Hay una oportunidad dorada para ayudar a tu marca pero aún no sabes nada de la otra parte.

Aunque entendemos tu desesperación, no entres en pánico y si vas a enviar otro correo deber evitar a toda costa:

  1. Usar un inicio genérico y sin personalización en cuanto a tu relación con el prospecto.
  2. Decir que sólo estás escribiendo para saber cómo van las cosas. Este correo no tiene ningún otro valor real.
  3. Pedir información al prospecto, en lugar de que tu la proporciones.

6) Te olvidas de los usuarios de dispositivos móviles.

usuarios de dispostivos moviles

Algunas personas todavía escriben e-mails teniendo en mente únicamente a los usuarios de computadoras de escritorio. Si recibes un correo con seis párrafos ¿Qué tan emocionado estás de leerlo? Ahora imagina recibir lo mismo en un dispositivo móvil.

Es fácil olvidar que los usuarios móviles necesitan ser lo primero en tu lista al enviar un e-mail. Aquí tenemos algunas estadísticas para que no lo olvides:

  • El 74% de los usuarios de smartphones usan sus dispositivos para checar sus e-mails (Fuente: Gartner)
  • 81% de los usuarios de tablet usan sus dispositivos para revisar sus e-mails (Fuente: Gartner).
  • El 68% de las aperturas de usuarios de Gmail y Yahoo! se hacen mediante smartphone o tablet (Fuente: Litmus).

Teniendo esto en mente, recomendamos que tus correos se mantengan entre 3 y 6 oraciones, no de 3 a 6 párrafos.

7) Cierras el e-mail sin dar pie a un siguiente paso.

Ahora que ya sabes que tu e-mail debe tener un objetivo, también debes asegurarte de que éste termine con un objetivo final en mente para tu lector.

Ya sea descargar algún tipo de contenido, acordar una hora específica para contactarse o compartir información sobre una vacante de trabajo, todos los objetivos deben fijarse estratégicamente en relación al siguiente paso.

8) Utilizas una firma que distrae del objetivo principal.

Muchos profesionales ponen demasiadas cosas en su firma de correo electrónico y empiezan a incluir frases, imágenes grandes, muchas URL, etc.

Tal vez estés olvidando que el punto principal de tu firma es proporcionar información de contacto que sea beneficiosa. Así de simple. Para evitar que tu firma se convierta en una distracción recomendamos:

  • Mantenerlos cortos - no habrá necesidad de deslizar hacia arriba, abajo, a la derecha o izquierda.
  • Usar texto simple en blanco y negro.
  • Proporcionar información de contacto y un link para ver el perfil en línea de tu preferencia (Twitter, Linkedin, etc.).

9) Envías otro correo cuando no recibes una respuesta rápida.

Es fácil encontrarse cargando una y otra vez tu bandeja de entrada después de haber enviado un e-mail importante. Después de días de no haber recibido una respuesta, tu impaciencia puede llevarte a querer mandar otro correo, pero necesitas ser muy cuidadoso.

En lugar de estar buscando constantemente una respuesta a tu e-mail, fíjate si ha habido interacción con tu correo. ¿Han abierto el e-mail? ¿Han dado clic al enlace que les proporcionaste?

El hecho de que alguien no haya respondido no significa que no estén en constante contacto con tu correo y si lo están, debes dar tiempo para que tus lectores respondan por ellos mismos.

Es hora de poner en práctica estas recomendaciones y comenzar a ver cambios y mejores resultados en tu estrategia de correos electrónicos. Recuerda que el e-mail marketing no está muerto y es una de las formas más poderosas de obtener nuevos clientes y fidelizar a los que ya se encuentran contigo.

Descarga aquí nuestra guía Inbound para humanas 

Topics: Email marketing

Suscribete a nuestro newsletter